martes, 12 de junio de 2012


¡QUÉ PENA DE RESCATE!

Bueno, habréis notado la ausencia de nuevos textos en estos días. Es que he necesitado un rescate, mi prima de riesgo particular se disparó y necesite ayuda en el hospital. Pero ya la cosa va bien y aquí estoy de nuevo, mirando el futuro con esperanza… o no.

Porque no veas cómo arrecia el temporal en los mares del mercado. Rajoy anunciando que nos ha tocado la lotería, gracias a su excelsa intervención, pero acojonado porque el piso resbala y cada vez le cuesta más mantener el equilibrio.  Por ahora no se ha caído del guindo, a pesar de las declaraciones de su ministro de economía, y sigue aseverando que la concesión de una línea de crédito a los bancos no influirá en el déficit público y, por tanto, no serán necesarios nuevos recortes sociales para los ciudadanos. Pero quizás comienza a buscar con los ojos una guarida donde esconderse. Las falsas verdades ya le duran tan poco, que no sabe ni qué hacer o decir a veces y opta por desaparecer de vez en cuando. El pueblo, más inteligente que la mayoría de sus ineptos políticos, está confuso y ya no sabe quién les miente o si queda alguien en este país que tenga el valor de decirles la verdad. Pero el pueblo sigue en letargo, en la caverna de internet o, simple y llanamente, en la de la ignorancia, sin reaccionar a pulmón abierto, en un frente común sin divisiones.

Y yo sigo pensando que esto no es más que una pantomima, un esperpento atroz e inhumano, que se representa en el contubernio político y financiero que nos gobierna, tan alejados de la inhóspita realidad de las calles. Creo que tras la debacle de Bankia hay mucho que ocultar y, tanto el PP como el PSOE, le han visto los dientes al lobo. Son conscientes de que si siguen permitiendo la codicia y la usura de los bancos, los fraudes flagrantes de las preferentes, los repartos ilícitos de dividendos, falseando los balances contables, inflando los precios reales de los activos inmobiliarios, etcétera, la economía española caerá a los infiernos, mientras que los banqueros vivirán lujosos retiros en sus paraísos fiscales. Pero cómo evitarlo, si los banqueros los tienen cogidos por la entrepierna con créditos concedidos y luego condonados sin razón aparente, si muchos de los políticos de este país han estado en los consejos de bancos y cajas españolas y han participado del pastel de la codicia, si otros muchos tienen participaciones en constructoras que se han beneficiado de créditos ventajosos, si etc, etc y etc.

Representación de los banqueros
Pues que les vigile la troika, han pensado, que los europeos se las entiendan con los banqueros y nosotros nos lavamos las manos. ¿Se referirá Rajoy a eso cuando nos habla de contraprestaciones para la banca? ¿Nos podrá asegurar que bajarán los sueldos de los directivos bancarios? ¿Qué limitarán el reparto de dividendos? ¿Qué se terminarán, por fin, las escandalosas indemnizaciones y jubilaciones de los banqueros? ¿Qué,  en definitiva, se impondrá la ley bancaria europea por encima de la española, con tantas grietas por donde se filtra la corrupción, incluso legalizándola a veces? Sí esto fuera así bienvenido sea, aunque no sea suficiente acabar con la usura y la codicia en el sistema bancario español, también debería ser juzgado, condenado y embargado todo aquel banquero que haya cometido un acto ilegal.

No obstante, mucho me temo que esta línea de crédito a los bancos, como gusta llamarla a Rajoy, sea un rescate en toda regla. Porque ese crédito lo cubrirán los bancos con los depósitos de los ciudadanos y porque el dinero se le entrega al FROB, órgano institucional, y además, porque finalmente es el Estado el que avala el crédito. De modo que, señores, vayan preparando sus carteras, porque esto al final lo pagaremos entre todos, los que tengan un poco más, con dinero y aquellos a los que ya no nos queda nada, con hambre. ¡Qué le vamos a hacer! Ya veremos a final de este mes, cuándo analicen gastos e ingresos de los primeros seis meses y los comparen con los presupuestos. Entonces sí que nos enteraremos de lo que vale un peine. Subirán el IVA, la edad de jubilación, recortarán aún más en servicios sociales, bajarán los sueldos, anunciaran restricciones en las pagas dobles, privatizarán todo lo que puedan y ¿se atreverán a bajar las pensiones? ¿Y a qué le echarán la culpa esta vez? ¿Tal vez a Creta?

Yo creo que sí, que se atreverán también a bajar las pensiones, porque está claro que el conjunto de la ciudadanía de este país no hará nada por evitarlo. ¡Qué pena!

1 comentario:

  1. Al fín he encontrado un blog que me gusta de verdad!! gracias!!

    ResponderEliminar